viernes, 20 de enero de 2017

Ketuvot 26 – Mamon o Nefashot, esa es la cuestión.

 En una nueva Mishná que retoma una serie anterior de Mishnaiot sobre el estatus de una mujer luego de pasar por un periodo de cautiverio se nos presenta el siguiente caso. Si una mujer es apresada por gentiles pueden suceder dos cosas: a) Si lo hacen por motivos de dinero (mamon) la mujer luego de ser liberada puede ser restituida al marido incluso si es Cohen. b) si la toman para ser ejecutada (nefashot) pero luego es liberada la mujer no puede volver con su marido, incluso si es Israel.

Esta Mishná aparentemente simple esconde varias leyes rabínicas y bíblicas como así también nos presenta una importante cuota del ingenio y sabiduría de nuestros sabios. En la actualidad, y mucho más hace cientos o miles de años, uno puede asumir que si una mujer es apresada la misma puede ser obligada a tener relaciones sexuales con sus captores. Y según la legislación bíblica si una mujer es mancillada la misma no puede retornar a su marido si es Cohen pero si es Israel sí puede salvo que el acto sexual haya sido consentido o ella lo haya también deseado. Ahora bien ¿cuál es la diferencia si fue capturada por temas de dinero o para ser ejecutada? Los sabios consideran que si la mujer fue apresada como garantía para que su marido pague una deuda los captores no la tocarán para asegurase que su marido pague. Sin embargo si la mujer fue apresada para luego ser ejecutada la misma al no tener un valor o utilidad posterior se asume que pudo haber sido violada.


La Guemará complejiza la cuestión y dice que estos principios son solo validos cuando el pueblo de Israel domina y gobierna sobre los gentiles sin embargo si estos hechos se dan en ciudades (como traen el ejemplo de Ashkelon) donde los gentiles dominan a la población judía entonces ni siquiera por motivos economicos la mujer puede ser devuelta al marido (aunque sea Israel y no Cohen).